Agni Yoga Society, Inc. | Supramundano IV | Texto Completo

Supramundano

La Vida Interior

Libro IV

1938


    Urusvati sabe que al Yogui se le puede llamar ‘aquel que se sacrifica’. ¿Qué puede sacrificar aquel que ya ha renunciado a todas las riquezas terrenales? El tesoro del Yogui siempre está con él: su trabajo, sus pensamientos, su voluntad y toda su gran energía. Él puede extraer sin descanso de estas fuentes, y lo que es dado se repone mediante el prana supramundano.
    El yogui sirve como un vínculo vivo con el Mundo Supramundano; esta honorable cooperación no es fácil. Las caóticas acumulaciones terrenales causan dolor y agotamiento más allá de toda medida. Mas el Yogui es un verdadero sacrificado y sabe que el Bien Común no se alcanza fácilmente. Como un sensible administrador respecto de sus recursos, él no se permite fatigarse demasiado. Él sabe que hay que evitar los extremos. Él inmediatamente inhalará prana y le dará descanso a su organismo. Este descanso no será muy largo, ya que el Mundo Supramundano se apresurará a reabastecer la pérdida de energía.
    El Pensador decía, “Nosotros damos y así recibimos. Nosotros nos sacrificamos y así nos enriquecemos.” Supramundano III, 949

Enlace en linea al texto completo