Agni Yoga Society, Inc. | Cartas de Helena Roerich I | Texto Completo

Cartas de Helena Roerich

Libro Uno

1929-1938


     "Cuando las imágenes de las grandes figuras históricas nos alcanzan desde una antigüedad remota, de alguna manera ellas son asimiladas mas fácilmente en la conciencia. Ellas son muy convincentes aunque estuvieran veladas a través de mitos y leyendas. Con el paso del tiempo, todo parece posible. Escritores y artistas de todas las épocas dedican sus mejores inspiraciones a estas imágenes distantes. Generaciones enteras se inspiran por estos héroes y heroínas. Nadie los envidia, y nadie piensa en el precio que tuvieron que pagar para obtener los logros alcanzados. Lo que se preserva son los registros puros del glorioso ascenso humano.
     "No es tan así con las imágenes del pasado reciente, y mas aún con las del tiempo presente. Tomemos, por ejemplo, las biografías de los últimos grandes hombres. De ellos se menciona mucho que no es característico ni importante. Esto sólo prueba que la esencia final de sus vidas no ha sido todavía aquilatada y apreciada. En ellas se incluyen detalles improbables y dudosos, por lo que las conclusiones, si no son del todo negativas, tienden a ser despreciativas.
     "Por supuesto que con el pasar del tiempo la balanza tiende a equilibrarse. La justicia del pueblo remueve aquello que obscureció los ojos de sus contemporáneos. El juicio del tiempo no necesariamente tiende a degradar. Aún en un corto período de unos cientos de años observamos que se establece un balance. Las largas páginas en las que estas grandes almas fueron menospreciadas no se han desintegrado. Nuestros abuelos fueron testigos de lo cruel e injusto de la actitud de la gente sobre ciertas manifestaciones que, en menos de un siglo, se convirtieron en el orgullo del país y algunas veces de todo el mundo. Y ahora somos testigos de lo mismo.
     "Bellas imágenes de hombres y mujeres que son los verdaderos creadores de la cultura están pasando ante nosotros. Y es lo más deseable que los reconociéramos inmediatamente en lugar de posponerlo innecesariamente. ¿Porqué tenerlos escondidos en archivos o tenerlos censurados hasta que sean rescatados por la fantasía e imaginación de la gente?
     "Aquí nos encontramos con una figura contemporánea extraordinaria, una destacada mujer rusa. Una mujer que reveló inusuales cualidades desde su niñez. Se la podía ver desde muy niña llevando un pesado volumen de la Biblia de Doré. Doblándose por el peso, escondiéndose de los adultos, cargaba este tesoro para estudiar las ilustraciones, para eventualmente (cuando se enseñó a leer a si misma) estudiar los Testamentos.
     "A una inusual corta edad tomaba libros de filosofía de la biblioteca de su padre. En medio del ruido y de un ambiente aparentemente perturbador desarrolló una profunda contemplación por la vida, como si la hubiera poseído de muchos años. Honestidad, justicia, una constante búsqueda de la Verdad y amor por el trabajo creativo fueron elementos que transformaron la vida alrededor de este fuerte y joven espíritu. Y todo el hogar, toda la familia se sometió a los mismos benevolentes principios. Todas las dificultades y los peligros fueron soportados bajo los mismos principios estoicos. El conocimiento acumulado y la lucha por la perfección condujeron a la solución de los problemas y esto llevo a la gente que la rodeaba al iluminado camino. Ignorancia, oscuridad y maldad fueron siempre agudamente sentidas. Sanaciones, tanto físicas como espirituales, siempre se realizaron dondequiera que era posible. La vida se llenó de verdadera labor. Desde la mañana a la noche todo el trabajo era hecho para el beneficio de la humanidad. La correspondencia era intensa, libros fueron escritos, trabajos de muchos volúmenes fueron traducidos, y todo esto se realizaba con un espíritu infatigable. Aún las circunstancias más difíciles fueron conquistadas con la verdadera fe que se obtiene por un verdadero conocimiento directo. ¡Seguramente, se necesitan acumulaciones maravillosas para tener tales conocimientos! La gente joven debería conocer esta infatigable vida como un ejemplo vital de logros austeros, benevolentes y constructivos. Cuando se conozcan las dificultades de este trabajo inspirador será particularmente beneficioso para la comprensión de que el avance incesante se puede realizar. En la desesperación humana, la ceguera es tal que frecuentemente uno piensa que no hay esperanza, que lo bueno no tiene como defenderse de lo malo. Por lo tanto, ejemplos reales son importantes y nos podemos regocijar por el aliento que este ejemplo nos da a todos los principiantes en el trabajo constructivo."*
     ¡De esta manera habla el testigo más auténtico! Nosotros, los amigos y admiradores del trabajo de Helena Ivanovna,** podemos recibir desde sus cartas destellos ardientes de su amplia y sabia contemplación y ¿porqué no?, también desde su vida entera imbuida con fuego El Movimiento de Mujeres, los investigadores cosmológicos, la Ética Viviente--todo esto puede ser encontrado en sus cartas a sus amigos. Helena Ivanovna se oponía a la publicación de sus cartas. Pero nosotros, muchos de sus amigos, hemos estado intercambiando copias de lo que fue para nosotros las indicaciones mas preciadas.
     Eventualmente llegamos a la conclusión que, considerando la demanda de estas cartas por un creciente número de amigos y compañeros de trabajo, sería necesario publicarlas en forma de libro. Le pedimos permiso a la misma H. I. hasta que al final nos lo dio. Por supuesto que el primer volumen sólo consiste en un relativamente pequeño número de cartas, o sólo fragmentos de éstas, que en la mayoría de los casos son sólo contestaciones a algunas preguntas de compañeros de trabajo. Los nombres de éstos y los lugares de su residencia no son mencionados ya que lo importante es el contenido de las cartas. Los destinatarios saben a quienes se refieren las cartas y porqué fueron estas escritas.
     A través de las publicaciones graduales de estas cartas, se revelará lo extenso del pensamiento de esta admirable mujer rusa. Tanto en Rusia como en el extranjero, durante sus viajes por el mundo, ella siempre se entregó al servicio de su propio país y de la humanidad.
     Los rusos han contribuido un número considerable de mujeres en diferentes campos de la vida. Se puede pensar en los nombres de estas heroínas como Kovalevski, Blavatsky, Dashkova, Volkonsky, Morozova y muchas otras. Desde el remoto pasado hasta ahora, ellas han servido a la humanidad con sus inusuales talentos y conocimientos. Las actividades de las mujeres sólo ha sido reconocido desde hace poco tiempo, pero ya podemos ver la influencia de las mujeres en todas las esferas: arte, literatura, filosofía, medicina, educación, industria, aviación--para ponerlo en pocas palabras, donde quiera que se esté construyendo el nuevo mundo. Helena Ivanovna siempre ha tenido la esperanza de publicar un libro de valía, un trabajo bibliográfico dedicado a la mujer. Por otra parte, ella nunca ha sentido ninguna separación del mundo; por el contrario, ella siempre ha pensado de la manera más amplia, siempre pensando en cooperación cercana, la cual removerá por siempre las limitaciones convencionales de la ignorancia.
     Sintiéndonos privilegiados al presentar estos pensamientos de una maravillosa pensadora femenina, los editores tenemos el gran placer de entregar a todos los buscadores de la verdad y de la cultura, la posibilidad de acercarse para conocer estas profundas y penetrantes cartas de Helena Ivanovna Roerich.



*  Prof. Nicholas Roerich, Nerushimoye
**  Helena Roerich

Enlace en linea al texto completo